el futbol olimpico es un estorbo

Por qué el futsal debe reemplazar a fútbol como deporte olimpico

La expresión de Neymar definía las emociones de todo un país en Brasil, esto durante el partido por la medalla de oro en el fútbol de los Juegos Olímpicos en Rio 2016. Esto nos reflejaba la obsesión de un país en coronarse campeones olímpicos, especialmente cuando tenemos en mente que los partidos de Brasil eran los únicos espectáculos a estadio lleno.

Brasil había estado cerca de esto en un montón de ocasiones antes, pero en casa y en el emblemático estadio Maracaná, finalmente se realizó esta especie de sueño fugaz para las nuevas generaciones que se han enfrentado a una selección que ha sido una verdadera decepción en escenarios importantes.

El futbol es una verdadera historia de amor y desamor, y la fascinación del país Brasileño con el fútbol olímpico, es algo que no se repetirá en otros lugares. En ese sentido e importancia, es muy difícil replicar esos conceptos a otros países.

Rio 2016 nos ha demostrado una vez más el poder de los Juegos Olímpicos, pero cuando se trata del fútbol, hay vitrinas mucho más grandes y mejores. En regiones como Europa primero está la copa del mundo y en segundo plano queda una alicaída Eurocopa, una Eurocopa que tras el cambio de formato obra del suspendido Platini, ha sido considerado como el peor torneo de selecciones de las últimas dos décadas, incluso muchos se atreven a decir que la Eurocopa del 2016 fue la peor de la historia, algo drástico, pero puede tener un montón de sentido para quienes no tienen más de 25, gracias Platini por hacer que el segundo mejor torneo por clubes, pase a estar por debajo de la Copa de Oro. A pesar de la pérdida del prestigio, sigue siendo una vitrina más importante que los juegos olímpicos, mientras que en América se tiene la Copa América, que a diferencia de Europa, se revitalizo tras la modificación en el formato del torneo que se realizó en el 93.

Pero centrándonos en los juegos olímpicos, con su formato de límite de edad, sólo tres jugadores mayores de 23 están permitidos en cada equipo de fútbol olímpico, por lo que en realidad no es más que una competición juvenil glorificada. Los jugadores más grandes y mejores a menudo ni si quiera participan con sus selecciones a causa de cosas como la programación, la cual choca con el inicio de la temporada de los clubes, lo que significa que la atracción no está en las olimpiadas.

La presencia de Neymar en Brasil fue la única excepción a todo lo antes señalado. La estrella del Barcelona tenía un sentido de necesidad de terminar el trabajo que no pudo completar en el 2014, esto en un país que necesitaba de un placebo en el fútbol como lo son los Juegos Olímpicos, algo más necesario para un país que nunca logro este reconocimiento.

Tokyo 2020

La búsqueda del único trofeo que a Brasil le faltaba en sus vitrinas ya ha terminado, por lo que de cara a Tokyo 2020, de nuevo nos enfrentaremos a un torneo sin real atractivo, por lo que el COI en 4 años más, se verá con un gran problema para atraer a los aficionados al fútbol, especialmente en un país que no es tan futbolizado como Brasil, por lo que nos preguntamos ¿Por qué no innovar? Ya hemos visto en Río de Janeiro que el rugby sevens se está convirtiendo en un auténtico deporte olímpico para tener en cuenta, así que ¿por qué no agregar futsal a la lista de nuevos deportes?

Una gran parte del éxito televisivo de Rio 2016 llego de la manos de los intentos del COI para mantener los juegos actuales, incluyendo nuevas disciplinas que atrajeron aficionados de esos deportes a los juegos olímpicos.

Los ciclos de cuatro años están para que los atletas puedan programar sus esfuerzos y competiciones para ser parte de esta gran fiesta, lamentablemente el fútbol ya se encuentra muy congestionado para dar prioridad a algo como los juegos olímpicos. El pedir a los clubes que liberen a sus jugadores, es más un estorbo que nada.

Por el lado del Fútbol sala, este es un juego en ascenso. Desde sus orígenes en las canchas de baloncesto en la Argentina, su crecimiento ha sido muy rápido. La UEFA ha tomado bajo su mando esta disciplina en Europa, por lo que realmente ya existen competiciones profesionales que además, pueden adaptarse al ciclo olímpico, una gran diferencia que el futbol profesional no puede hacer, es decir, para el futsal no sería un estorbo ser parte de los juegos olímpicos, lamentablemente para el futbol profesional, es un verdadero estorbo.

El fútbol se encuentra bastante bien por sí mismo; no es necesario que sea parte de los Juegos Olímpicos, como si son una necesidad para otras disciplinas que realmente requieren de una vitrina mundial para que participen los mejores de cada disciplina.

¿Desde la vista de un espectador, quién quiere ver jugadores desconocidos por sobre grandes estrellas internacionales? Puede sonar cruel, pero si tenemos en mente que los juegos olímpicos chocan con el comienzo de las ligas más importantes en el mundo, la organización hace que realmente como espectáculo, el fútbol olímpico no sea tan importante como debería ser. En Rio 2016 sólo por la naturaleza única de la victoria de Brasil género que los fanáticos se interesaran solo en el último momento en relación a lo que era el fútbol olímpico.

Para el fútbol sala, estaríamos viendo realmente lo que mejor que puede ofrecer cada país, a los mejores jugadores compitiendo por el oro, básicamente todo lo que no podemos ver en la actualidad con el fútbol profesional que ve a los juegos olímpicos como un verdadero estorbo.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of